Acerca de

Hola, mi nombre es Leonardo Panzardo, soy uruguayo, maestro de artes marciales con más de 40 años de práctica y especializado en defensa personal callejera, real y efectiva.

No voy a detallar acá toda la experiencia y trayectoria marcial que tengo porque no es la idea de este sitio, además ya tengo otro sitio web dedicado exclusivamente a las artes marciales, específicamente la página de mi instituto kalijunfan.com, donde encontrarás toda la información referente a mi persona y a las artes que practico.

Lo que sí te voy a contar es que desde que empecé a practicar artes marciales, mi única preocupación fue la defensa personal. Nunca me interesó competir, en ninguna de todas las disciplinas que practiqué, siempre mi objetivo fue aprender a defenderme de la manera más simple y efectiva que fuera posible. Precisamente eso fue lo que hizo que transitara por tantos caminos diferentes hasta encontrar mi propio camino, y logrando recabar toda la experiencia que pude a lo largo de los años.

Me imagino que estarás pensando: Ok, sos un crack en artes marciales, pero eso no te hace experto en seguridad. Porqué debería creer en lo que escribís? Te entiendo perfectamente y es una pregunta más que válida, así que permitime respondértela.

Durante toda mi infancia y parte de mi adolescencia fui un hombre chico, bastante insignificante, para que te hagas una idea tené en cuenta que cuando tenía 12 años de edad la gente pensaba que tenía 9 de lo chico que era. Así que como te imaginarás fui el blanco de mucho bullying durante todos esos años, el blanco, no la víctima, porque si bien era chico nunca me dejé pisotear de gratis, siempre me defendía. La mayoría de las veces salía perdiendo, porque si bien ya practicaba artes marciales en aquel entonces realmente no les daba mucha importancia, pero igualmente no me dejaba pisotear.

Fue recién en mi adolescencia, que los golpes me empezaron a doler más, que tomé las artes marciales más en serio y comencé a “hacer fierros” (entrenar con pesas), siendo en ese momento en que comenzó mi “fijación” con la defensa personal.

Desde entonces y a lo largo de mi vida he trabajado en ocupaciones vinculadas directamente a la seguridad (fui militar, guardia de seguridad, patovica), o en trabajos en los que corría riesgos de ser asaltado como por ejemplo cuando fui cobrador, recorría a veces los peores barrios de mi ciudad llendo a cobrar, lo que me transformaba en el blanco de oportunistas que buscaban plata fácil, otra vez, blanco, no víctima.

Todo esto, además del hecho de haber vivido y andado en barrios difíciles, es más, actualmente vivo en un barrio etiquetado como “zona roja” por la policía debido a lo peligroso que se supone que es, aunque en realidad no lo es tanto. Todo esto me ha brindado, por así decirlo, innumerables oportunidades para adquirir experiencia, y obviamente lo hice, traté de aprender algo de todas y cada una de las situaciones de peligro que viví.

Tampoco me la voy a tirar de Rambo o del super policía que se enfrentó a cientos de miles de delincuentes porque nada que ver. Sí he vivido y he tenido que aplicar mis conocimientos marciales en múltiples ocasiones, e incluso mandé a algún delincuente que otro “en cana” (preso), pero tampoco para tanto. Sí lo suficiente como para que en el barrio en que vivo no se metan conmigo ni con mi familia, porque saben muy bien que con nosotros “no se jode”.

Así que este soy yo, esta es mi experiencia y este blog es el medio que uso para compartir mi experiencia y conocimiento contigo, está en vos decidir si te es de utilidad y decidir si querés/podés utilizar algo de todo esto o no.

Bienvenido y espero que disfrutes tu visita.

Leo