Publicado el

Defenderse o no defenderse

Realmente entiendo el cuestionamiento de mucha gente referente a si vale la pena defenderse en una situación de peligro o si es preferible mantener una actitud pasiva y “entregar todo”, como dicen algunos.

Es fácil entender su punto de vista porque tienen razón al pensar que lo material va y viene, es superficial, que no vale la pena arriesgar una vida humana por un bien material, etc., etc. Pero a mi parecer aquí estamos haciendo la pregunta equivocada, quizás lo que deberíamos preguntar es: Sirve de algo NO defenderse?

Ahora, si nos colocamos en una situación de peligro complicada, supongamos que un delincuente intenta asaltarnos en la calle y estamos acompañados de esposa e hijos. Cualquier persona coherente le entregaría todo lo que trae encima y le diría al delincuente: Tomá, llevate todo, pero no los lastimes.
Seguramente pensarás: Sí claro, no hay chance, mejor que entregue todo.

Y si yo te digo, que después que el padre de familia le entregó todo lo que tenía encima al delincuente, éste lo mató de tres disparos en el medio del pecho al pobre hombre delante de su mujer e hijos y se dió a la fuga, seguirías pensando igual? Que entregarlo todo es la mejor opción? Este caso en particular que te presento es hipotético, pero muy similar a muchos que vemos en las noticias.

Pero, si nos basamos en eso entonces no resolvemos nada, porque en las noticias también vemos muchos casos de personas que terminaron muertas justamente por resistirse. Entonces qué tenemos que hacer? Buscar estadísticas y ver de qué situación se dan menos y decidirnos basado en eso? No lo creo, porque la decisión no viene por ese lado, sino por nuestros principios morales y prioridades.

Pero en realidad, lo más importante no es lo que decidas, si defenderte o no, sino el momento en que tomes esa decisión. Ni se te ocurra ponerte a pensarlo en ese preciso momento en que te están asaltando, porque así es cómo terminas muerto. La decisión la tenés que tomar ahora, en el momento en que la seguridad se tornó una incógnita en tu vida, porque de esa decisión va a depender todo lo demás, toda tu táctica, estrategia y entrenamiento, tuyo y de tu familia. Qué? Pensaste que solamente vos te tenías que entrenar para hacer frente a las situaciones de peligro? Y sí, también hay entrenamiento hasta para NO hacer frente a esas situaciones.

Así que te sugiero que te tomes un buen tiempo para meditar, evaluar tus prioridades y posibilidades, y decidas cómo vas a lidiar con la inseguridad del siglo XXI.

Solamente tené algo en cuenta: TODOS podemos defendernos si queremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *